Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

diario de una mamá fotógrafa

El fenómeno fans tras la maternidad.

 

Queridas amigas de esta casa, este pots va casi en exclusiva para vosotras, un secretillo a voces, otra confesión, un cotilleo de los sanos sobre mí misma.

¿Recordais vuestros ídolos de la infancia? El mío era Dartacán. Recuerdo que soñé una vez que era mi novio. Sí, lo sé, era un perro. Además casualmente me daban miedo los perros hasta hace un año y pico que se me metió entre ceja y ceja superarlo. A mí me daba igual que fuera un perro Dartacán, porque yo sólo miraba su interior. ¡Ay! Siempre fue una romántica empedernida.

En la adolescencia el  fenómeno fans crece aún más en nuestro corazones, ¿no os parece?. Yo seguía a Hombres G con 9 años. Las amigas de mi madre me regalaron un casette y me sentí súper mayor. Lo escuchaba todo el día y me encantaba decir “mamón”  Ahora me doy cuenta de que ya ahí empecé yo a tener interés por el tema lactancia. 😀

La cuestión es que aquello no paró, y con los años pasé de Hombres G a objetivos más lejanos como Bon Jovi y su melena al viento. Pero aquello tuvo menos recorrido porque la distancia en continentes es una barrera infranqueable para un niña de 14 años. ¡Cómo ir a sus conciertos sin un duro! Sufría y me lo quite de la cabeza porque a mi sufrir por amor nunca me gustó. Lo siguiente así intenso creo que fue Miguel Bosé que con esa gracia ambigua y ese rollito tan simpático a mi madre le encantaba y a mí también, pero aquí ya hablamos de mis veintitantos, ya tenía una otras cosas en la cabeza. Entre medio por supuesto me gustó Chayanne ( ya os hablé en otro pots de cómo me dio por él en los embarazos de manera compulsiva) y algún que otro actor  español cuyo nombre me reservo que creo que tengo amigas suyas entre mis lectoras y me da como vergüencita.

De repente a mi treintaytantos va y me surge un ídolo nuevo,  que ni canta, ni baila, ni actua: El pediatra de mis niñas. Vergüencita me da hablar de ello, os lo confieso, porque aunque dudo mucho que el buen hombre caíga por aquí, he de reconocer que le sigo igual que a los anteriores mencionados. Mi marido adorado e idolatrado por mí  hasta extremos inconfesable porque no se puede ser más bonito, ( tengo que darle su salsa y su sitio con todo lo que estoy largando, pero de verdad que es verdad) lo sabe y lo respeta.

En realidad es una fenómeno fans maduro, frenado y respetuoso, nada de locuras de lanzamiento de sujetador y frases aludiendo al deseo de tener un hijo suyo  ( tiene ya tres el buen hombre no es cuestión de pedirle otro) Esto es algo limpio y muy maternal, ¿eh? Llevo ya muchos años en el camino del orden, vamos, lo que viene siendo “ fuera de mercado»

Pero chicas, qué vamos a hacer. El pediatra de mis niñas en cuestión, tiene la “erótica” del poder curativo. Es que aquel que sana a mis niñas …¡me sana a mí! Perdonadme que esto empieza a parecer un salmo religioso pero cuántas veces he ido yo con ganas de llorar, amargaita perdía porque mi Verita no se como el pollo y está en los huesos, o porque mi Marita tiene la misma voz que Miguel Angel Silvestre el Duque por culpa de los mocos, fiebre de días, llantos constantes, penas varias, cagaleras de meses sin solución… y él siempre me ha sabido tranquilizar, explicar, me ha hecho mapas, dibujos, esquemas… vamos, que tiene una santa paciencia y es no sólo buen pediatra si no además una muy buena persona. Mi niña mayor cuando visitábamos a otros anteriores pediatras lloraba como una condenada a muerte, era tremendo. Me llegaron a preguntar si la niña había vivido alguna situación traumática, qué corte más grande; «No mire usted, es que la niña es así, ella se asusta la pobre y parece que la van a matar, pero vamos, que lo hace con todos los médicos» Hasta que llegamos al Dr Carmona que le dio una pegatina, le habló con cariño y humanidad y se la ganó.

Si no sabeis a qué pediatra llevar a vuestros hijos, no lo dudéis. En las sesiones de newborn siempre me permito recomendároslo. De verdad, no se puede ser mejor pediatra. Aprovecho para enlazaros su blog  www.cuidarmibebe.com

Para mí es un imprescindible pues coincide en todo con mi manera de ver la maternidad aunque seguro que la mayoría ya lo conocéis.

Bueno y si yo soy fan, mis niñas lo adoran así que acudo allí en peregrinación cada vez que se ponen mala como la que va a la Virgen de Fátima. Ay, Dr. Carmona, espero que si lee usted estas palabras se ría un rato junto a su esposa y sea tomado desde la mayor inocencia este pots que le dedico con máxima admiración, de verdad.

A mi madre también le gusta mucho, pero ella tiene otra edad y se puede permitir el lujo de sugerirle que se haga ginecólogo, y yo mientras morirme del corte, claro, porque mi madre no le ve a las cosas el segundo sentido, ni el tercero, sólo le ve el primero, que es muy agradable y que seguro que cómo ginecólogo sería más delicado que la suya todavía ( que tiene una santa paciencia con ella, por cierto )

Pues confesado mi secreto a voces sobre nuestro venerado Dr. Carmona ( ojo, el más joven de los Carmona porque hay dos)  adelanto que el siguiente pots versará sobra lo interesante que es hacerse una sesión Boudoir, al margen del peso y la edad. Prometo sacar la artillería pesada para convenceros, ya veréis…

 

Añadir un comentario...

Tu email nunca será publicado Campos requeridos *

suscríbete a mi newsletter

y gana automáticamente un bono de hasta 3 fotos digitales extras en tu próxima sesión

reservas, consultas y bonos regalos

La responsable de tus datos será Vanessa Esteban González, y serán enviados Mailchimp, quienes me aseguran cuidar tus datos personales, no cederlos a nadie, y respetar todos tus derechos, tienen sus servidores en Estados Unidos. Podrás darte de baja en cualquier momento y ejercer tus derechos de acceso, rectificación, oposición, portabilidad, olvido, cancelación ocualquier otro que poseas según se describe en la política de privacidad.