sobre mí

La fotografía me hace tan feliz que hace años decidí formarme y especializarme para hacer lo que me dictaba el corazón  y dedicarme de pleno a este mundo fascinante. Adoro a los niños y no hay mejor manera de unir pasiones que esta dedicación. Creo que la fotografía infantil es de los trabajos más bonitos que existen.

Vivo las sesiones de fotos como un proceso completo: la relación con mis clientes (muchos de los cuales terminan convirtiéndose en amigos), la creación de escenas y su producción y, por último, el desarrollo de la sesión. Hacer fotos no es ponernos a disparar sin más, detrás hay toda una experiencia que no olvidarás nunca.  

Soy mamá de dos preciosidades que me han hecho entender mucho mejor a otras mamás y poder conectar con ellas a través de la fotografía. Si vienes a mi casa te sentirás como en la tuya, ¡prometido!  Mis niñas me han traído hasta aquí porque con ellas empezó este afán de guardar imágenes para siempre en una cajita de luz. Tengo que reconocer que son las primeras en probar todas las novedades que pasan por el estudio y con ellas es todo un juego, pura diversión.

Ven a conocernos y verás cómo te envuelve “Érase una vez la luz”.

no deberías

perderte

mis clientes
dicen...

Gracias por sacarnos siempre una sonrisa y hacernos sentir como en casa. ¡Haces un trabajo maravilloso!

Ana

suscríbete a mi newsletter

y gana automáticamente un bono de hasta 3 fotos digitales extras en tu próxima sesión

reservas, consultas y bonos regalos