lactancia

La lactancia materna es una elección libre. Existe la posibilidad de alimentar a tu hijo en sus primeros meses de vida mediante fórmula y con estas imágenes no se pretende demonizar el uso del biberón. La libertad de elección debe ser respetada y las madres han de recibir el apoyo necesario y la información al respecto para decidir lo que sea mejor en función de sus circunstancias.

Con estas imágenes queremos centrarnos en algunas de las emociones que se viven durante la lactancia materna, un momento único en la vida y lleno de sentimientos y contrastes.  Todas las madres deberían conocer los beneficios de la lactancia materna y la repercusión positiva que tiene en el bebé y la mamá y libremente decidir. La sociedad empieza a entender esto, los profesionales sanitarios también, pero aún existe poca información sobre lactancia materna.

Si recorres estas fotos podrás entender algunas
de las emociones que lleva consigo.

DOLOR: La lactancia es dura, los primeros momentos pueden ser complicados. A veces el bebé por problemas de agarre principalmente puede producir dolor a la madre al succionar.  Pero en casi  todos los casos   hay solución y con perseverancia, la posición correcta al mamar y la ayuda de cremas o pezoneras si es necesario, en poco días será mucho más fácil.

APEGO: Cuando tu hijo mama, no solo recibe tu alimento, sino tu amor. El contacto piel con piel es muy importante y no sólo en los primeros días.

IRA: Las miradas ajenas y los comentarios desafortunados de los que te rodean pueden resultarte inoportunos y muy desagradables. Mucha gente aún no entiende que no hay una edad concreta para dejar la lactancia si no se desea.

LIBERTAD: La sensación de elegir libremente alimentar a tu bebé al pecho hasta que uno de los dos deje de querer.

CULPA: La incorporación al trabajo te convierte en una sufridora. Probablemente te sentirás impotente, culpable de dejar a tu bebé sin su alimento principal durante unas horas. Si no toma bibi aún más.  Sin embargo tu bebé recuperará el tiempo perdido tan pronto te vea. La falta de conciliación laboral complica mucho la tarea, y las horas de a  lactancia no siempre pueden ser utilizadas.

DULZURA: Te inundará una tremenda sensación de dulzura y amor al ver como tu bebé depende de ti, se alimenta de ti, igual que cuando estaba dentro de tu vientre.

PROTECCIÓN: Tus entrañas, tu alma, tu hijo es tu vida y darías la tuya por él.  Con la lactancia materna aumentan sus defensas y le ayudas a que se inmunice.

CANSANCIO: Hay momentos agotadores, de dudas, de miedos, momentos en que estás tan derrotada que sientes que vas a tirar la toalla. La lactancia es algo voluntario y siempre ha de ser libre y no un suplicio. Esta emoción  sucede a todas las mamis, no sólo las que dan el pecho, y al final siempre se saca fuerzas para seguir.

EQUILIBRIO. Todo está en orden, en su lugar,  sientes que estás haciéndolo bien.

PLACER. La lactancia hace que liberes oxitocina, la hormona del amor y  eso puede producir una sensación muy placentera.

AGOBIO. Hay momentos en que todo se junta y la tarea se complica. Los bebés que maman a demanda pueden requerir de ti en el momento más inoportuno y  a veces toca armarse de paciencia.

INSEGURIDAD. Los primeros momentos de la lactancia suelen ser los mas duros. No estás segura de que estés haciéndolo bien, de la cantidad que toma tu bebé, de que esté poniendo el peso adecuado. Necesitas recibir información, tranquilidad y mucho apoyo.

VERGÜENZA. Cuando practicas lactancia en tándem estarás acostumbrada a sentir todas las miradas sobre ti. Hay personas que no estan preparadas para ello y te pueden provocar una sensación de vergüenza, cuando en realidad la vergüenza debería sentirla el que mira mal.

UNIÓN. Es muy importante recibir el apoyo de tu pareja. Cuando es así te sentirás mucho mejor. Sois un equipo.

SACRIFICIO. La lactancia conlleva un sacrificio, sobre todo si estás embarazada de otro bebé. No es incompatible dar el pecho estando embarazada, excepto casos muy específicos.

PODER. Saber que estás alimentando a tu bebé de ti, de tu cuerpo, de lo que tú generas y que eres su fuente de vida.

COMPLICIDAD: Ese sentimiento que se crea entre las madres cuando sentimos que entre nosotras nos entendemos y que estamos pasando situaciones similares. Empatizar es inevitable cuando ves a alguien que hace cómo tú.

AMOR. No hay amor más grande, más sincero que el amor a un hijo. El amamantamiento es un acto de amor, tu hijo recibe de ti protección, alimento y amor.

18 emociones que se pueden multiplicar en infinitas. ¿Sabrías decir qué emoción corresponde a cada imagen?  

no deberías

perderte

mis clientes
dicen...

Gracias por sacarnos siempre una sonrisa y hacernos sentir como en casa. ¡Haces un trabajo maravilloso!

Ana

suscríbete a mi newsletter

y gana automáticamente un bono de hasta 3 fotos digitales extras en tu próxima sesión

reservas, consultas y bonos regalos