diario de una mamá fotógrafa

Relaciones de parejas. La infidelidad.

Sin animo de crear una trama novelesca, hoy me gustaría divagar un poco sobre el motivo por el que a veces las parejas nos distanciamos. Ay, perdón, que he hablado en primera persona, ay que ya la vamos a liar y voy a tener al cotilla de turno diciendo que yo y mi amorcito estamos en crisis, ya veréis… bueno voy a matizar como hago siempre aunque de poco sirve: Mi relación amorosa es la mar de bonita, simpática y aunque las niñas y la vida tienen el modo pareja un poco en parada de emergencia, mi marido es la luz de mi ojos, el amor de mis amores y mi norte y mi sur. ¿Queda claro? Eah, pues aun así… veremos a ver si no se lía otra vez.

la infidelidad y las dobles vida

( Esta foto es de una pareja feliz y contenta en su sesión de newborn, por Dios de mis amores, no empecemos a ver cosas donde no las hay, ¿Eh? Ellos están muy felices, es sólo un recurso. )

LA LLEGADA DE LOS HIJOS. ¿UNEN O DESUNEN LA PAREJA?

Los niños unen y a la vez desunen, esto es así, guste o no y lo digo desde el prisma de una madre que no cambia su vida de ahora por  su situación anterior, al margen de que era también muy feliz, ahora lo soy más. Pero sí es cierto que la vida con estos pequeños loquitos nos hace a veces descuidar a nuestra pareja, no darnos nuestros minutos de gloria  y claro, a veces las personas  buscan fuera lo que no tienen dentro. Así de triste y así de real.

Si pasan los días y los días y no tienes un detalle ni un » ná» con tu pareja, no es de extrañar que  la relación se desgaste. Recuerdo que una vez mi psicóloga ( sí, tengo una, aunque llevo años sin necesitarla, pero hubo una época en que me hizo falta un poco de ayuda para ordenar mi cerebelo y mís adentros) me decía que en las parejas hay que buscar el «sexapil.» En realidad mi motivo para visitarla no tenía que ver con mi relación pero ella en una de nuestras charlas, la chiquilla ( era muy joven y muy simpática) me vería a mi con cara de no… y me dijo que le echará un poco de picante al asunto, que nos disfrazaramos…etc.

No pude evitar emitir esa gran risotada que me sale a veces y llegar a casa y contárselo a mi marido. No me lo imaginaba yo disfrazado de médico ( me ahorro esta vez las alusiones mejor… ¿verdad? todas estáis pensando en lo mismo)  y yo de enfermera  y hacernos  un teatrito, con la niña en la cama justo al lado, no. Hubiese sido grotesco que nos pillase así. Pero bueno, ya hablé de sexo tras los hijos aquí y hoy lo que quiero es adentrarme un poco y pediros vuestras opiniones sobre por qué algunas personas terminan llevando una doble vida. Sí. A veces es por lo que viene siendo » un poquito de vicio» sin ofender, pero otras creo que puede llegar a tener una «justificación». Pongamos ejemplos así desde el anonimato y como quien no quiere la cosa:

Las dobles vidas.

Tu esposo no te mira, no sé da cuenta de que has perdido 8 kilos en tres semanas. Tampoco ha visto que has pasado de rubia a morena, ni que te has hecho las ingles brasileñas que tanto le gustaba cuando erais novios. Tú vas pululando dolor por las esquinas y ni te pregunta si es porque tienes gases o porque te ha ocurrido algo malo. Quererte te querrá pero tú no lo notas, y él no es consciente de que, oye, lo mismo  necesitas un poco de salir, de entrar, una palabra agradable. Tal vez la criatura tienes problemas que le impiden centrarse en vuestra relación y eso sumado a la vorágine del día a día y a  los hijos, convierte la pareja  en una parte de la vida relegada a un segundo plano o tercero. De repente llega, por decir algo, el albañil que te está haciendo la obra de tu casa y tú, que aunque sea un cardo borriquero entrado en los cincuenta lo ves como al muchacho de la Coca Cola ( complejo de Quijote total) terminas convirtiendo el aseo en el arco del triunfo. Insisto, como diría Mari Trini » esa no soy yo» porque aquí hay que explicarlo todo para evitar que se me presente algún ser querido conyugal con el cuchillo jamonero a acabar conmigo.

Feo, ¿verdad? Reconozcámoslo , es feo de pelotas hacer algo así… bueno pues esto ocurre y mucho, mucho. Hemos pintado una imagen un poco marujil de este «momento cuerno» algo esporádico, como el mito del hombre de la bombona de butano, pero hay quien continua esta situación años, no se queda en » una canita al aire.» Ay… pillines.

Yo siempre  digo que no es igual de malo una «canita al aire» que enamorarte hasta las trancas de otra persona y llevar una doble vida de engaño y traición. Lo primero bonito no está, pero lo seguro ya… es durete, durete tela, ¿no os parece?  Una tarde tonta la podría tener cualquiera. Luego habría que verme en la realidad si sería tan linda y entrañable como aquí me pinto, o si sacaría la mula parda incapaz de perdonar que también llevo dentro. Agradarme, no me agradaría, lloraría como una magdalena, pasaría todas las fases como la que vive un duelo, pero al final sé que el amor podría y que si fue un » pa ná» pues ahí se queda.  Otra cosa es  unos cuernos en el tiempo, eso no hay persona humana que lo resista. Dobles esposas, dobles vida… puf,  hay que tener ganas, sólo de pensarlo me da pereza. Relaciones extramatrimoniales en el trabajo, compañeros que se relacionan más allá de lo laboral día tras día… mesa del jefe,tras mesa del jefe, debajo de mesa del jefe… ( pobre jefe la de vida que fluye a su alrededor y sin saberlo)

Cuando ya tiene uno hijos, creo que hay que pensarse un poco lo de tirar por la calle de en medio. Otra cosa es que te llegue  el amor de nuevo en forma de flecha porque tu relación esté más muerta que el labio de Tamara cuando hablan ( la que cantaba mal) Todo el mundo tiene derecho a ser feliz.

Creo que en todo esto el sexo es importante, tener la vida sexual de una ameba con tu pareja afecta a que uno de los dos se abra camino por otros senderos, así que yo he decidido por si acaso, plantearme lo del disfraz y echarme un risas aunque sea. Esposo mío que nunca me lees, vete pensando algo gracioso, anda.

En fin amigos, fuera bromas, cuidemos a nuestras parejas, démosle lo suyo, Mimitos, amor, una caricia, una visita nocturna al cuarto de princesa. Bañémonos desnudos en el mar que eso une tela. Mirémonos siempre como si fuera la primera o la última vez. Valoremos que nos amamos, y demos un poco de tregua alguna vez  a los niños, ser madre no significa ser madre hasta cuando se está…

parejas y fidelidad

Y por qué no, haceros una sesión de fotos de pareja en mi estudio, es una terapia fantástica, he hecho bastantes sesiones de este tipo y las personas que lo han hecho se han sentido muy a gusto. Me encanta retratar parejas, retratar sus miradas, su feeling… de verdad que eso une. Yo me voy a hacer una foto en pareja linda y os la enseño, un boudoir fino de pareja. sí señor. Compromiso.

Aprendamos a sacar esa parte nuestra a veces olvidada por la maternidad y vamos a darnos un homenaje porque lo mismo un día nos encontramos con que nuestro hijo tiene «to»  la cara del fontanero y no hay necesidad si se puede remediar a tiempo. ¿Quién esta conmigo?

 

Añadir un comentario...

Tu email nunca será publicado Campos requeridos *

suscríbete a mi newsletter

y gana automáticamente un bono de hasta 3 fotos digitales extras en tu próxima sesión

reservas, consultas y bonos regalos

La responsable de tus datos será Vanessa Esteban González, y serán enviados Mailchimp, quienes me aseguran cuidar tus datos personales, no cederlos a nadie, y respetar todos tus derechos, tienen sus servidores en Estados Unidos. Podrás darte de baja en cualquier momento y ejercer tus derechos de acceso, rectificación, oposición, portabilidad, olvido, cancelación ocualquier otro que poseas según se describe en la política de privacidad.