diario de una mamá fotógrafa

Los niños perciben cosas que los adultos no vemos

fenómenos paranormales en la infancia23,15 horas, todos duermen en mi humilde morada,  todos como siempre menos yo que trabajo hasta la 1.30 h por esa extraña hiperactividad que padezco desde que tengo uso de razón.

Me pongo a escribir este pots  y reconozco que se me aflojan las piernas, pero de verdad, amigos, pienso que los niños perciben cosas, energías, no sabría bien cómo llamarlo, pero creo que ellos ven cosas que los adultos no alcanzamos, quizás porque son  nuevos en este mundo y están más cerca de otra vida, no sabría dar una explicación pero a mí me ha pasado con mis dos hijas, y el caso más reciente con mi pequeña,  Mar. Muchos de vosotros sé que habéis vivido algo similar, y me encantaría que comentéis vuestra experiencia.

El otro día mi hija pequeña se quedó mirando fija a la puerta del salón, no había nada, ni siquiera una sombra de ella misma. Miraba al cristal ( sin reflejo ninguno, opaco) y saludaba alegre y entretenida, emitía grititos de carcajadas y miraba muy atenta. hizo una exhibición de todas su proezas muy divertida toda ella, ( la feita, señalarse el ojo, la nariz, la boca, la vuelta de baile, la fuerte… todo)  Hacía gestos con la cara como si alguien le estuviera haciendo una gracia. Mi madre estaba delante y nos quedamos atónitas las dos. Claro, lógicamente empezamos a preguntarle: «Es la abuelita Pilar? ( mí abuela) y ella decía: «No»  ¡Me cachis, me hacia ilusión! Así fuimos pasando por una ristra de familiares difuntos más o menos recientes, pero ella a todo decía, como es habitual, un alto y claro, «no» así que tampoco eso es muy significativo porque no creo que su grado de entendimiento llega al punto de reconocer a los que vienen siendo » mis muertos» con perdón… vamos, que lo que hubiera faltado es que hubiese dicho que sí y entonces yo directamente me voy al baño de cabeza.  Sin embargo ahi siguió un buen rato mi chiquilla, partida de la risa y yo  como la que se está viendo sola en una casa abandonada una peli de miedo de esas de los chinos, de las de terror psicológico, menos mal que lo que quiera que sea la hacía reír, así que quien hace reír a mi niña, es lindo y entrañable y aquí se le quiere  ( ¡ hombre ya!  ) sea del mundo de los vivos, o de los «no tan vivos» ( me tiemblan las piernas otra vez nada más pensarlo, si no fuera por mi pijama de nube celeste que tanto corte me da mostrar, os enviaba un video de lo «acojonadilla» que estoy mientras escribo este pots mirando la puerta cada tres segundo)

¡Ay madre, qué miedito! Al rato se fue, pero volvió minutos después a mirar su puerta, y se ve que ya no veía nada, porque se asomaba detrás como buscando. De verdad os lo digo, que no es la primera vez, con mi hija mayor también me pasó en alguna ocasión, y alguno de vosotros me habéis contado que vivisteis  situaciones similares. Yo he llegado a pensar que tal vez los niños, conectan con la energía de nuestros familiares difuntos de una forma que nosotros no somos capaces de comprender. Sólo de escribir esto se me ponen todos los pelillos de punta, de verdad, no soy yo muy de Iker Jimenez, ni de fenómenos paranormales, os lo prometo, creo en la energía, en que hay algo más allá de esta vida, creo esas cosas, no voy a ocultar mi manera de ver la vida, al margen de respetar otras formas de hacerlo, pero reconozco que este tema me pongo un poquito de los nervios. ¡Por favor, decidme, qué opinais! ¿Os ha pasado algo similar? ¿Creéis que los más pequeños, nuestros bebés y niños que aún no hablan son capaces de percibir ciertas energías o comunicarse de alguna manera con la vida del más allá ?

 

Añadir un comentario...

Tu email nunca será publicado Campos requeridos *

suscríbete a mi newsletter

y gana automáticamente un bono de hasta 3 fotos digitales extras en tu próxima sesión

reservas, consultas y bonos regalos

La responsable de tus datos será Vanessa Esteban González, y serán enviados Mailchimp, quienes me aseguran cuidar tus datos personales, no cederlos a nadie, y respetar todos tus derechos, tienen sus servidores en Estados Unidos. Podrás darte de baja en cualquier momento y ejercer tus derechos de acceso, rectificación, oposición, portabilidad, olvido, cancelación ocualquier otro que poseas según se describe en la política de privacidad.