diario de una mamá fotógrafa

El sexo cuando se tiene hijos

 

sesión fotos boudoir

El temita de hoy, telita marinera.

El sexo después de la maternidad

ser madre y relaciones sexuales

Sí, el sexo cuando eres madre o padre. Creo que este tema da mucho que hablar y os invito a que me iluminéis, por favor. Toda opinión será de agradecer.

No voy a andar con pelos en la lenguas porque estoy segura de que estaréis de acuerdo conmigo en que tener relaciones con tu pareja cuando tienes hijos es a veces misión imposible. He llegado a pensar que es más fácil que se me aparezca la Virgen de Lourdes que tener una noche loca, entendiendo por noche loca lo que viene siendo el frenesí sexual, claro, no que mis niñas decidan que soy la mortadela del sandwich y ellas el pan, o  que Mar se tire  gritando como un hooligan  malherido hasta las tres de la mañana.

Hace poco me llegó una publicidad de masaje tántrico y pensé, inocente de mí: ” Oye, podría estar simpático esto para ir con mi Paco”

Se lo propuse, no sin antes pensar cómo colocar a las niñas y hacer encajes de bolillos.  Mi marido, que precisamente la sutileza no es una virtud que le caracterice, me dijo: ” Eso… ¿ tú sabes lo que es? Nos ponen al uno en frente del otro,  mirándonos mientras suena una música y dicen cosas de relajación, así un buen rato, callados,  y sin tocarnos ni nada, sólo con la mente, hay que llegar al climax”  Bueno, lo de “climax” es de mi cosecha, él fue pelín más directo así que el resto de la conversación me la reservo porque no encuentro sinónimos para tantas cosas que soltó por esa boquita, pero tiene toda la razón del mundo el angelito, lo que le faltaba ya  encima es  pagar para no tocarnos, si aquí lo que queremos es palpar una mijita más. No sé yo hasta qué punto eso es así, probablemente las personas expertas en el tema nos puedan dar un punto de vista mucho más profundo, me encantaría escucharlo. Yo fui hipnotizada profundamente por Mario el Mago una vez, y creo mucho en el poder de la mente, pero de eso ya hablaré otro día.

A lo que voy: ¿ Por qué se llega a esta situación? A mí  mi esposo me agrada notablemente, es guapo y siempre ha tenido unos hombros preciosos  y le han olido muy bien los pelitos del pechito, a parte de tener  un culito respingón la mar de simpático. ( Sigo pensando que tengo que compensarle y hacerle un poco la pelota después de ( redoble de tambor) mi disloque en  el pots pasado sobre mi idolatrado Dr. Carmona, padre de la erótica del poder pediátrico al que ya he visitado tras el pots con toda mi vergüenza torera al aire)

Pues eso, que mi marido en cuestión, a parte de ser muy buena personas y muy cariñoso se merece y mucho recibir sus alegrías con más frecuencia y yo en mi “mismidad” también, así qué me pregunto ¿ por qué es tan dificil?

Está clarísimo, somos padres, muy padres, unos padres muy cansados, felices a tope, sí, pero reventados.com. Agotaitos de trabajar, de recoger, de idear cosas para hacer con las niñas, estamos hecho mixto en el día a día, y cuando llega la noche, nos quedamos dormidos fácilmente.  Nos damos la manita si es que tenemos la suerte de dormir juntos, así de triste, como los amantes de Teruel en su lecho de muerte ( ay, qué yu-yu) ,  nos damos unos besitos sencillos y modestos, y estamos locos por pillar a la almohada que esa sí que tiene erotismo.

Aún así, hay días que una hace un “poder” porque por muy cansada que se esté el cuerpo te pide un poco de mambo, te vienen momentos a la cabeza, situaciones, y piensas: ” Leñe, voy a despertarle con toda la mala leche y vamos al lío” Entonces decides que esa noche va a haber tema, te diriges al cuarto de tu hija, donde duerme tu marido, la princesa más dulce del mundo con sus barbas y sus pelos despeinados. Lo ves  ahí, tan rosa, entre Nenucas y Barriguitas, con el cojín de Frozen…roncando, y tan cansado, que si aún no se te ha bajado la libido,  piensas ” bueno… ya mejor mañana, pobrecito, que está hecho polvo ya de por sí como para pedirle fiesta”

Otras veces, pasas de la pena y vas a saco Paco, nunca mejor dicho, y empieza la cosa bien, asumes que lo vas a hacer con ropa, claro, porque hace frío, y si se despiertan las niñas es mucho más rápido acudir. Hacerlo en el cuarto de princesa es … en fin…es. A veces corta un poco el punto, la verdad. Cómo no tienes tiempo de nada, la mente se te va, aprovechas el momento para hacer mentalmente la lista de la compra o repasar cosas que no has podido atender durante el día, o de repente te acuerdas de algo que no hiciste y pegas un salto porque la mente es un no parar, chiquillo, un no parar.

Ahí no termina la cosa, no. De golpe en pleno frenesí, en el pasillo al fondo, con camisón blanco y los pelos a la cara, tu hija mayor callada y blanca como la niña de la curva. Gritas  despavorida como alma que lleva al diablo hasta que percibes que es ella y no una aparición.  ” Hija, qué haces ahí así…son las dos de la mañana”

“Me hacía pis, gritaba y nadie me oía”

Encima te sientes mala madre, “¿Seré chunga? Mi pobre hija, desvalida, sola en el mundo y yo mala madre aquí, dándole a la forni…”

Eso lo piensas tú, que eres tonta ( con cariño y respeto siempre) porque mientras, tu marido, sólo quiere que la niña orine pronto y vuelvas, pero tú ya… tú ya no estás para volver a echarle ganas ese día, se te ha cortado todo el punto.

Otras veces, cuando se alinean los astros y dormís juntos, no puede faltar la peque de la casa en su cuna de colecho. Se despierta a media noche y os pilla en el tema. Y claro, pensáis: “Bueno, es muy chica, no se va a acordar, tápate, no hay por qué dejarlo a medias otra vez. Está ahí acostada, sólo mira y se ríe un poco” Pero claro, una vez gatean, ya no sólo mira ( que no sé yo hasta que punto esa imagen no se queda ahí grabada para siempre creándote luego un problema psicólogo y sexual de por vida, oh no, horror) Cuando tu pequeño del alma con su piel de canela, ya sabe gatear, se acerca a vosotros en plena acción y emite tres gritos modo espartano enloquecido en la batalla, y … quiere jugar. Y entonces tú… pues juegas. Y le dan por saco otra vez al polvo y a tu santo esposo, que comprende la situación pero que se queda otra vez con necesidad de reventar, perdón por los explícito, dije que no tendría pelos en la lengua.

Empiezas a pensar que  va a echarse  una amante en sus pocos ratos libres, y tú si tuvieras tiempo, otro. Empiezas a plantearte la opción de ponerte un día malo, no ir a trabajar y practicar sexo mientras van al cole. Al final no haces nada de eso, dejas pasar un tiempecito, otro tiempecito, y así te encajas en los cuarenta y ya te conviertes en una madre de niñas mas mayores y con sueño más profundos, y tú en una cuarentona estupenda, que empieza a comprarse lencería sexy y a tener otra vez una vida sexual de persona normal. Estas son mis chicas boudoir favoritas por cierto, seguras de sí misma y sexys porque ellas lo valen y porque se llevan más alegrías que yo, seguro, ya con sus niños criados.

A veces sucede que claro, es tanto lo acumulado, que en esos años la gente se disloca y empieza a tener una vida sexual más activa que la de Ana Obregón en sus tiempos mozos, y ya no llevas esa cara de no fo… que llevamos ahora con treinta y pico la mayoría de mis coetáneas mamis.  Qué sí, qué sí… que hay de todo, que seguro que muchos de vosotros está todo el día con el tema, contadme cómo por Dios, sois mis ídolos.

En fin, mientras, me contento pensando en que me quedan seis o siete años, en cuestión, de aguantar el tirón, así que tiraremos de la planta de abajo, vigila bebé y puerta de las escaleras cerradas y que sea lo que Dios quiera. He de añadir que para nada pienso como Samanta Villar, que la chiquilla se ha agobiado la pobre, sí, sí, que lo de la maternidad dice que se la ha ido de las manos, y que era más feliz antes. Yo soy tan feliz ahora, que todas estas situaciones me las planteo con humor, viviendo los momentos como se presentan y saboreando la infancia de mis hijas, porque para eso decidí y elegí libremente este camino, pero sobre este tema, ya os hablaré y os daré mi opinión la semana que viene.

Si te ha gustado, o te has reído aunque sea una mijita, comparte en tu Facebook, mándame por ahí, a los grupos de wassap, y sobre todo ,escríbeme, no sabes lo feliz que me pones. 🙂

Añadir un comentario...

Tu email nunca será publicado Campos requeridos *

suscríbete a mi newsletter

y gana automáticamente un bono de hasta 3 fotos digitales extras en tu próxima sesión

reservas, consultas y bonos regalos