Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

diario de una mamá fotógrafa

CRÓNICA VACACIONAL

No tengo muy claro si este resumen extraño vacacional lo hago por el blog, por mí o más bien por mis hijas, para que el día de mañana tengan estas pinceladas de recuerdos. Lo escribo con mi peque revoloteando y viendo las fotos del verano mientras me da ochenta millones de beso y mientras mi mayor me pregunta cosas de prepubertad total. Esto va muy rápido, amigos míos, ¿no os da la sensación de que el tiempo es arena fina escurridiza?

Yo tenía dos bebés y ahora tengo dos niñas grandes, aunque lo viviré con más añoranza cuando la pequeña se haga mayor, porque ya es la última que me queda y no habrá más momentos así. Por eso no la corrijo si no que disfruto cuando dice «quiero hambre, o quiero sueño» en lugar de tengo. Me encanta oírla decir que «tiene caña», en lugar de que le está «dando caña», y adoro que me pida todo el día ir disfrazada de mini, incluso a comprar al Mercadona.

Vendrán otros verano  y las vacaciones serán relajadas. No me tirarán una coca-cola al día encima, y podré salir a caminar a lo mejor con una de ellas en lugar de ir sola por la playa. Para entonces lo mismo ni pongo sus fotos aquí porque ya ellas son dos personitas grandes que pueden decidir muchas más cosas. Vera ya me filtra las fotos que muestro de ella. 😀

Probablemente de aquí a unos años ( no quiero pensar cuantos) mi mayor me pida tener un instagram, y yo me negaré, y me negaré a todo en modo » quiero ir a contracorriente porque esta vida no me gusta» pero al final claudicaremos, porque no queda otra. Este año ya hemos soltado un poco el lazo y se ha dado sus paseitos de independiente con su mejor amigo Dudu, eso si con walkie-talkie y en constante comunicación. Cuando tardaba un minuto yo ya estaba a punto de llamar a la Poli. 

Madre mía la que nos espera a mi marido y a mí,  no sé como mis padres soportaron mi adolescencia y eso que yo fui bastante «paradita»

Y este verano he intentado vivir el momento de mis hijas a «revientacaldera» ( me encanta esta palabra de mi abuelo, me encanta porque deberíamos vivir así, a revientacaldera toda la vida, exprimiendo cada minuto, cada beso, cada verano, cada rato.

Qué bonita la vida… qué suerte hemos tenido.

Para mis las vacaciones es ir sin hora, sin llegar tarde, sin acelerar los desayunos y «tener caña» como dice MAR.  En realidad te paras a pensar y que triste es tener que meterles bulla para que coman rápido, engullan porque vamos tarde. En verano me dedico a disfrutar de cosas tontas e insignificante y dar gracias de que la salud nos acompañe. Debería hacerlo así todo el año. 

Y al final no os relato mi verano exactamente porque dudo mucho que eso os interese, pero os dejo la esencia de lo importante que son los sentimientos y los míos se pueden resumir en «Qué bonita la VIDA»  

Ha habido playa y pincelada de sierra con turismo rural, lotes de comer de esos que luego te hacen gritar de arrepentimiento, y no sólo vengo con algunos kilos de más si no con arrugas nuevas de reírme y unas cuantas canas nuevas del estrés maternal de las vacaciones.

Nada de relax ( lo que es yo, las niñas han terminado reventadas de tanta marcha y se han levantado a las tantas, angelitos había día que nos han dado las 2 en la playa junto a la orilla del mar), calma poca, gente linda como compañía, amigos y familia, descanso el justo, muchas series nocturnas,  gastronomía y mojitos a destajo, ideas e ideas en momentos de inspiración y lo más bonito, verlas a ella, reír, pelear, correr saltar, enfadarse,  Mar contra su tocayo el Mar que le ha robado el nombre y le lanzaba piedras, gritarse entre ellas, ser hermanas y serlo en toda regla, para lo bueno y lo malo, ataque y defensa, como la vida misma. 

QUIERO VERANO EN INVIERNO, QUIERO ESA ACTITUD SIEMPRE.

Añadir un comentario...

Tu email nunca será publicado Campos requeridos *

suscríbete a mi newsletter

y gana automáticamente un bono de hasta 3 fotos digitales extras en tu próxima sesión

reservas, consultas y bonos regalos

La responsable de tus datos será Vanessa Esteban González, y serán enviados Mailchimp, quienes me aseguran cuidar tus datos personales, no cederlos a nadie, y respetar todos tus derechos, tienen sus servidores en Estados Unidos. Podrás darte de baja en cualquier momento y ejercer tus derechos de acceso, rectificación, oposición, portabilidad, olvido, cancelación ocualquier otro que poseas según se describe en la política de privacidad.